como elegir el mejor cms para tu sitio web alojado

Cómo elegir el mejor CMS para tu sitio web alojado

Elegir un CMS puede ser difícil. Hay tantas opciones disponibles en el mercado hoy en día que la variedad te puede abrumar. Aquí determinamos los factores claves que deberías considerar para elegir el mejor CMS para ti.

La mayoría de los expertos en materia de diseño web y marketing online concuerdan con el hecho de que es mejor construir un sitio web en base a un sistema de gestión de contenidos (CMS) que codificar el sitio desde cero. Esto es porque un CMS te proporciona una estructura sobre la cual organizar tu contenido. Cuando contratas un hosting con un proveedor externo, tener tu contenido bien estructurado te facilitará importarlo a la cuenta de hosting, y luego te facilitará exportar tu sitio a otro servicio de hosting si/cuando sea necesario.

Hay muchas ventajas de usar un CMS en tu sitio web, entre otras:

  • Las plantillas y temas permiten un diseño web y navegación consistente.
  • Funciones que facilitan el etiquetado y enlazado de tus páginas para mejorar tu ranking en los motores de búsqueda.
  • Bibliotecas multimedios para organizar y gestionar imágenes y videos.
  • Plugins que posibilitan el compartir en las redes sociales, y acceso a motores de analítica y redes de sugerencia de contenido.
  • Compatibilidad con CSS, .NET, PHP, HTML5 o Javascript para habilitar el diseño responsive para móviles y fomentar una funcionalidad avanzada.
  • Actualización fácil del sitio para que cumpla con nuevos estándares de seguridad y accesibilidad.

Entonces, parece que la cuestión importante no es si deberías trabajar con un CMS, sino con cuál deberías trabajar. Hoy en día existen muchísimos distintos CMS, comerciales y de código abierto, que varían entre los que ofrecen soluciones específicas – PrestaShop para tiendas online, por ejemplo – hasta los que son para uso más general – tales como WordPress.

Así que, ¿desde dónde empezar? A continuación presentamos algunos factores claves que deberías considerar con el fin de filtrar las opciones y llegar al CMS que es más apto para tu proyecto. Cabe destacar que no existe EL CMS perfecto, sino el CMS que más se ajusta a tus necesidades. Por lo tanto, al revisar los siguientes puntos, deberías tenerlas muy presentes.

Estructura de contenidos

Manejabilidad de contenidos web

Hoy en día la presentación general de un sitio web no depende de una sola persona, como era el caso antiguamente. Ahora tenemos escritores para proporcionar el contenido, diseñadores gráficos para aportar las imágenes, diseñadores web que supervisan el diseño general, directores de proyecto que gestionan la fusión de todo, y desarrolladores web para moldear el sitio conforme a nuevas necesidades y tendencias. Por su parte, los CMS se han desarrollado de acuerdo con esa nueva manera de trabajar, y como tal facilitan el trabajo polifacético de la publicación digital moderna.

Hasta qué punto necesitas que el CMS organice y ordene los distintos aspectos de tu sitio web depende de tu equipo: la cantidad de personas trabajando en el sitio y sus niveles de conocimiento técnico.  Por ejemplo, si el equipo responsable para la gestión de contenidos web está compuesto por gente sin mucho conocimiento técnico, preferirás un CMS que es fácil de usar y que ofrece una experiencia de usuario parecida a aplicaciones a las cuales tu equipo está acostumbrado.

Finalidad de contenido, analítica y volumen

Si tu sitio web se trata más de un tipo de folleto electrónico para tu empresa, o existe simplemente para que tus clientes te puedan ubicar y contactar online, entonces un CMS sencillo de código abierto puede aportar valor a tu sitio web de manera rápida. Si planeas desplegar tu sitio web como una plataforma de e-commerce, o incluir grandes volúmenes de contenido dinámico en múltiples idiomas, necesitarás un CMS un poco más sofisticado (que también podría ser de código abierto).

Si quieres rastrear la efectividad, pertinencia, y popularidad de tu contenido, preferirás un CMS que ofrece la posibilidad de insertar herramientas de monitoreo o que viene con ellas incluidas.

Hay que considerar también la posibilidad de escalar el contenido de tu sitio web para aumentar la capacidad de tu sitio y facilitar la publicación masiva, si aplica a tu caso. Muchos de los CMS de código abierto ofrecen una escabilidad casi infinita – solo hay que encontrar el equilibrio en términos de usabilidad.

Otra área que hay que considerar es la conectividad con otros sistemas que usas en tu empresa, tales como aplicaciones de CRM, herramientas de email marketing, etc. Un CMS que combina todos estos sistemas facilitará tu vida profesional.Compartir en las redes sociales

Posicionamiento, facilidad de compartir y movilidad

La probabilidad de aparecer en los resultados de Google, la facilidad de publicar contenido en canales sociales y la adaptabilidad a plataformas móviles son factores claves cuando uno está eligiendo un CMS. Necesitas que tu sitio web aparezca en los primeros lugares en los resultados de búsqueda y esto significa tener un sitio web presente y bien diseñado para todos los plataformas y dispositivos.

Una vez que tu público meta haya encontrado tu sitio y decidido que le gusta, querrás que puedan compartir tu contenido fácilmente con sus compañeros. Quizás ya estés compartiendo contenido en tus propios canales sociales, pero mientras más gente lo comparte, más alcance tiene, lo cual significa más conversiones potenciales. Entonces recomendamos elegir un CMS que sea compatible con la máxima cantidad de redes sociales posible.

Finalmente, la posibilidad de crear un sitio web responsive es crucial para cualquier comercio online hoy en día. Elegir un CMS que permite construir un sitio responsive hará toda la diferencia en cuanto a la cantidad de tráfico, y por tanto clientes, que recibes.

Manos a la obra

Ahora que sabes cuales los factores claves que hay que considerar a la hora de seleccionar un CMS para tu sitio web, puedes empezar a buscar y medir las distintas opciones según tus necesidades. Sin embargo, cabe advertir: no deje que tu lista de requerimientos se devuelve una lista de deseos. Trata de mantener tus requerimientos al mínimo, pero al mismo tiempo sé consciente del futuro. No querrás quedarte clavado con un CMS que se encarga de tus necesidades específicas ahora, pero que no te deja espacio para crecer. Son dos puntos bastante difíciles de combinar, pero si lo logras, te quedarás con el mejor CMS para tu sitio web.